fbpx

El nombre es lo de menos, su Instagram es @losgallegosag1991 por Los Gallegos (como se lo conoce popularmente), allí figura como Restaurante Los Extremeños y su cartel de entrada dice Hispania. Quédense con cualquiera de los tres nombres que estamos hablando del mismo.

Por: Esteban Albarenque

En Los Extremeños no es fácil conseguir lugar, hay que reservar personalmente o ir dispuesto a hacer cola para comer por orden de llegada. Llama la atención la cantidad de gente que entra al local y se anota en la lista de espera. Y es que vale la espera, porque aquí se conjugan tres aspectos importantes: calidad, precio y servicio.

Se trata de un restaurante familiar y casero ubicado en el centro de Alta Gracia, calle Urquiza al 90. Aquí no hay lujos, una ornamentación simple y el mobiliario sencillo. Sus dueños españoles, junto a sus familiares, son quienes lo manejan, cocinan y atienden a los comensales. A Paco todos lo saludan, se destaca su tonada, parece que hace sociales pero es quien se encarga de poner un poco de orden en el salón.

Sus platos fuertes son típicos de la comida española, tales como:tortilla, paella de mariscos, zarzuelas de mariscos, congrio a la gallega, cazuela de mejillones y gambas entre otros, ideales para acompañar con una terrible sangría que también ofrecen. La carta va acompañada de otros platos más comunes a nuestro paladar como lomo al roquefort, milanesas, ñoquis o tallarines.

Somos dos, vamos a compartir la tortilla española con cebolla (nos recomiendan la que tiene chorizo, pero estamos a dieta) y la paella de mariscos porque sabemos que son abundantes. La tortilla debe tener 25 cm. de diámetro y 4 de alto, babé en el centro y crujiente por fuera, es un diez y en casa no nos sale así de rica. Mientras comemos, los mozos van de un lado al otro con platos de pescados, bebidas y arman mesas en segundos para clientes que esperan. Aunque podríamos parar ahí, nos llega la paella en su punto que no le falta nada, trae arroz, pimientos, cebolla, arvejas, langostinos, almejas, mejillones y calamar, limón para agregar y en la base, un caldito superador. Comemos hasta explotar, nos damos por vencidos y nos damos un rato largo de sobremesa. No pedimos postre porque estamos atorados, llamamos al mozo y le pedimos la cuenta, nos pregunta si nos envuelven la comida para llevar.

Los Extremeños es un lugar donde una minuta, un pescado o una paella tienen el sabor de una comida casera y auténtica, el servicio es amable y la relación precio-calidad una maravilla.

Pd: Crema catalana te vemos la próxima.

Podés escuchar la columna que hicimos sobre este tema con Notify acá:

Compartí este artículo  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *