fbpx

Su traducción al español es arroz crudo, pero también es una de las calles principales y más turísticas de Bangkok (es la zona de los bares, restaurantes, hoteles, vendedores callejeros y comida).

Macarena, es abogada y su novio, Christian trabajaba en el petróleo, en el sur. 

Un viaje a Tailandia, un retiro voluntario de Christian, un proyecto en común, la pandemia y sus circunstancias fueron el motor (y también las trabas) de un proyecto que empezó chico y se hace cada vez más grande. En el corazón de barrio Guemes nació Khaosan Thai Food.

“Cuando conocimos Tailandia sentimos un amor por ese país. Al pensar en un emprendimiento también pensamos en un nicho no explotado en Córdoba y muy poco en el país. En febrero de 2020 fuimos a buscar cosas para la apertura y nos agarró la pandemia. Ya habíamos alquilado este local y lo que iba a ser un proyecto para febrero se extendió a Junio. Ahí pudimos abrir solo con delivery y take away. Fue remarla mucho porque, por ejemplo, los curries los mandábamos en bolsitas cerradas, era muy difícil distribuir esta comida con delivery convencional, así que tuvimos que ver la forma. La idea siempre fue mantener lo más auténticas posibles las recetas de ese país.

Cuando ya pudieron abrir alquilaron otros locales en la misma galería para poner otro salón, la barra de la coctelería, y el market, que vende productos 100% importados de este país. La propuesta gastronómica está enfocada en la comida tailandesa tradicional, no hacemos fusión. La marca va para ese lado, lo más tradicional, lo más callejera posible. 

¿Cómo aprendieron esas recetas?

Mi novio y yo somos los que tomamos los cursos de cocina. Al empezar a franquiciar  (actualmente tienen una franquicia en Mendoza Capital) tuvimos que desarrollar los manuales de procedimiento en la cocina.Cuando hicimos estos manuales las recetas también fueron estandarizadas. Entonces pongas a quien pongas en la cocina, la receta se hace igual. A eso apunta este negocio. Todo ese procedimiento fue un trabajo enorme, porque fue prueba y error hasta lograr la receta que buscábamos con el equilibrio de sabor y de picante que se acerque lo más posible al sabor tradicional de cada plato. Jugamos con manejar los rangos entre la comida que se hace allá y lo que se consume acá.  

La carta es super amplia y recorre sabores picantes, medios y suaves. En este tipo de comida cada ingrediente es muy particular e irremplazable, nos explica Macarena. Leche de coco, fideos de arroz, salsa de ostras y de pescado, tamarindo, lemongrass. Son todos importados y, en ese sentido, el tema de las importaciones es complicado porque hay meses que hay las cosas y meses que se te cortan, por más de que se stockeen de productos en algún momento se acaban. “Los cambios de carta se dan más que todo por eso, para adaptar un plato a esta situación, no es por temporada. Entonces, dejamos ciertos platos fijos como los Pad Thai y los Curry’s y variamos otros, de acuerdo a los ingredientes que vayamos consiguiendo.De todas formas, aquello que no consigo porque no entra al país lo traigo yo de viaje, como el ají en polvo. La vajilla también la traigo, como las cucharitas para los curry, la vajilla tom jone, algunas vasijas de tragos”.

De entradas ofrecen spring rolls, dumplings, panes bao, baozis rellenos.

Los principales son aptos para celíacos y con sus adaptaciones vegetarianas. Tienen una marca indicando el tenor de picante que sale de la cocina, el comensal puede aumentar ese picante pero no bajarlo. El Pad Thai es EL plato tailandés: fideos de arroz, salteado con huevo, verdeo y brotes de soja. Se puede elegir de pollo, cerdo, tercera, tofu, langostinos o mariscos.

Sus platos platos más vistosos son la piña rellena (media piña verde rellena de arroz, curry amarillo thai, curry japones, cubos de piña, huevos, tomates cherry, verdeo, castañas de cajú y pasas de uva) y la sopa Tom Yum (sale en una ollita con fuego, tiene langostinos y podés elegir entre picante suave, medio o fuerte).

También ofrecen una variedad de curry, un plato caldoso que consiste en leche de coco y pasta de curry. A diferencia del curry indio, que es más espeso, el curry tailandés tiene una consistencia más parecida a la de una sopa, y en Tailandia prefieren usar hierbas frescas y hojas aromáticas. En los hogares tailandeses, el curry es una comida que se consume a diario.

Certificado Thai Selec

 Además, este restaurante recibió el certificado Thai Select, una marca de certificación otorgada por el Ministerio de Comercio,el Gobierno Real de Tailandia que busca estimular a los restaurantes para que desarrollen su “know-how” en calidad, manteniendo siempre la autenticidad de la comida tailandesa.

Compartí este artículo  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *