fbpx

¿Nos hemos preguntado de qué se trata la cocina ancestral? ¿Por qué está tan emparentada con la alimentación consciente?
Algunxs tenemos presentes estos términos en las redes sociales, sobre todo a partir de la pandemia. Si los algoritmos se asocian con esas búsquedas, claro. Paradójicamente se asemeja mucho a un camino de búsquedas fuera de la red: volver a lo natural, comer menos carne, tratar de entender el origen de lo que consumimos, tener de la alimentación una mirada más integral.

Nel y Flor han dedicado los últimos años de su vida a esta búsqueda y en el camino han tenido muchos hallazgos. Son los creadores y responsables de SomoSalvajes, un proyecto que nació en el 2018 con las ganas de enseñar un tipo de cocina que sea 100% desde cero, omnívora y con métodos antiguos y artesanos como la fermentación natural, la masa madre, los pro bióticos caseros y los ingredientes de estación.

Charlamos con Flor sobre este recorrido, su mirada, la comida como espacio de búsqueda y reflexión y sobre el origen de los alimentos que consumimos.

¿Cuáles son las bases de SomoSalvaje? ¿En qué te apoyaste para empezarlo?

Somos dos en el equipo: Nel es panadero autodidacta especializado solamente en masa madre y un iluminado de la filmación y el video, es quien hace toda la edición y filmación con una estética muy cuidada.
Yo, Flor, soy cocinera desde muy chica, me especializo en fermentación, panadería con masa madre y salud ligada a la cocina. Soy casi Licenciada en Nutrición, pero eso no fue tan importante en el desarrollo de SomoSalvajes, porque lo que se enseña hoy en día en las facultades dista mucho de lo natural y lo ancestral.

¿Qué es la cocina ancestral?

La cocina ancestral es toda aquella que usa métodos antiguos para preparar los alimentos. Por ejemplo, hay dos maneras de preparar pan, una es con levadura comercial que permite que lo tengas listo en 40 minutos y otra es lenta, pero más rica y nutritiva que es haciéndolo con levadura, pero no comercial, casera y de fermentación natural. Así como el pan, hay una manera antigua y 100% natural de hacer todos los alimentos, desde la cerveza hasta los pickles. A la vez siempre intentamos usar productos de estación y explicamos sus bondades gastronómicas y nutricionales

¿Cuál fue tu vinculo inicial con la alimentación, la cocina y la salud?

Mi vínculo inicial con la cocina fueron mis abuelas de distinta ascendencia y con visiones de la cocina completamente diferentes. Mi abuela italiana era una cocinera ultra golosa, que cocinaba para el alma y para hacernos feliz a través del estómago, para ella ser delgado era UN PECADO, ella me enseñó a amar el aceite de oliva y pan casero.
Mi otra abuela tenía la mirada puesta en el equilibrio, ella era del campo y toda mi familia paterna también, me enseñó a valorar los caldos de huesos, a comer los animales del pico hasta la cola, sin desperdiciar nada. Sabía hacer desde sus vinos a sus propios vinagres. Ella me enseñó a ver la cocina de manera holística.

¿Qué es para vos la alimentación consciente?

Para mí, la alimentación consciente es omnívora y con ingredientes de estación que, en lo posible, sean agroecológicos o biodinámicos. Hoy en día, cuando se habla de alimentación consciente aparecen mucho las dietas veganas o imágenes de solo frutas o verduras, cuando en realidad los animales juegan un papel importantísimo en el ambiente para la correcta producción de vegetales y para la fisiología de nuestro cuerpo y la salud general.
Comer con conciencia es entender sobre el alimento, cómo se produce y cuándo debería consumirlo sea tanto vegetal como animal (que este último puede en muchos casos ser incluso más sustentable que algunos alimentos vegetales, pero eso es para otra historia).

¿Crees que la pandemia acrecentó esta “toma de conciencia” sobre la alimentación?

La pandemia para mí nos conectó un poco más con la cocina casera. Aquí en Argentina estuvimos confinados muchos meses y, con tiempo de sobra, pudimos volver a disfrutar la cocina lenta y consciente como un auto regalo.
Además, notamos la necesidad de cuidar más nuestro sistema inmune y nuestra microbiota comiendo casero y fermentado.

¿De dónde vienen los alimentos que consumís y aquellos que recomendas?

Con Nel siempre decimos que casi nunca nos van a ver en el supermercado, ahí hay muy pocas cosas que comprar (normalmente compramos arroz y agua, muy pocas veces manteca, porque la conseguimos casera y gomitas para Nel, que ama comer gomitas jaja) pero compramos carnes de pastura que nos traen a domicilio (pollos de campo, vaca, cordero, cerdo y cabrito), quesos artesanales compramos muy seguido, verduras agroecológicas de varios lugares, huevos de campo y en las dietéticas que nos gustan compramos frutos secos, legumbres, chocolate, miel pura y cruda, etc.
En fin, siempre decimos que si comés bien bien casi toda tu comida va a venir de un lugar distinto al supermercado.

¿Tenes proveedores o marcas que quieras recomendar?

Ufff tengo un montón! ¡Ninguno de estos locales nos esponsorea ni nada, doy nombres solo para difundir buenos lugares!
Nuestra miel que buscamos siempre que sea cruda, pura y local, es del apicultor de la feria agroecológica de Córdoba, don Humberto y también compramos a unos chicos que tienen miel y polen de Colmenar Cba.
Nuestras frutas y verduras son de Yuyupa u Orgánicos de mi tierra, como también las legumbres, semillas, chocolates, y algunas conservas.
Corderos y cabritos de pastura compramos en Cuatro Reinas.
Pollos de campo nos traen a domicilio una señora que cría en casa.
Huevos, crema de leche, quesos, conservas y a veces cuando hay conejo en Monte Adentro Almacén Campesino que queda cerca del Mercado Norte.
Quesos artesanales y de pastura en Alquería Finca Urbana en Barrio Jardín y La Formaggeria de las hermanas Brunotto.
Cerdo y carne de vaca de Stucerdo que también tiene pollos muy buenos.
Nuestras harinas para hacer panes de masa madre son de variados lugares y molinos, pero todos se consiguen en Córdoba.
Creo que no me falta nada más, básicamente nuestra alimentación se basa en carnes, quesos, panes caseros, frutas, verduras, frutos secos, cereales y un paquete de gomitas al mes jajaja
Casi cualquier producto de supermercado podés conseguirlo artesanal y bien hecho en otro lugar, nombrame el que quieras y te puedo decir dónde comprar, desde leche fresca hasta una botella de fernet.

¿Cómo crees que se vincula la alimentación y la gastronomía en Córdoba?

Hace cinco años vivo en Córdoba me falta mucho por conocer, pero aquí hay una movida del alimento real y artesanal muy muy grande, se consiguen productos orgánicos, biodinámicos o agroecológicos, muy fácilmente comparado a otras provincias que recién comienzan a introducirse en las materias primas de mejor calidad.

Hace poco abriste el canal de Youtube. ¿Cómo vivis experiencia?

Sacar canal de Youtube fue muy muy difícil, porque yo estaba muerta de miedo. Todavía es pequeño, pero nos gusta un montón filmar videos y ya lo hacemos todo el tiempo para los cursos así que nos resulta muy familiar ese formato de contenido.
Creo que si pudiera elegir un trabajo para toda mi vida sería cocinar y filmarlo para que también lo prepare alguien más.

¿Qué deseas dejar como enseñanza principal de los cursos?

Me gustaría transmitir el amor por la comida casera, lenta, sin prisas, valorando todo en el alimento.
La cocina sin reglas, a veces golosa y confortable y otras veces cuidada y nutritiva.

 

Compartí este artículo  

2 comentarios

  1. Me encanta el mensaje de @somosalvajes. Tomé varios cursos y con ellos se aprende más que alimentación saludable, se aprende a honrar nuestro cuerpo y salud.
    Muy linda nota

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *