fbpx

Una linda manera de hacerse una idea de la cultura, su gente y los acertijos de cualquier ciudad, es visitar los mercados. Espacios públicos donde conviven la historia, el intercambio, las tonadas, los productos típicos y, por supuesto, la gastronomía.

El Mercado Norte de Córdoba fue fundado en 1927 y se encuentra entre las calles Oncativo, Sarmiento, Rivadavia y San Martin del centro cordobés. Concentra, al día de hoy, la compra/venta de productos en un lugar que era considerado “periférico” de la ciudad. Tiempo atrás, la materia prima se distribuía en puestos callejeros, pulperías y venta ambulante según el rubro. La ciudad creció y el mercado quedó inserto en el medio, albergando a más de un centenar de puestos comerciales exclusivamente dedicados al rubro gastronómico. Entre ellos encontramos carnicerías especializadas en vaca, cerdo o cabrito; pollerías, pescaderías, verdulerías, dietéticas, panadería, fiambrerías, almacén delicatessen, cafeterías, pizzerías y restaurantes.  Fuera del mercado, más y más puestos gastronómicos, que suman también ferreterías, bazares, venta de descartables y/o limpieza, carnicerías de novillo o cerdo con precios económicos, dietéticas al por mayor, distribuidoras, cuchillerías.

Hicimos una guía de un recorrido matutino por el Mercado, con final abierto: elija su propia aventura.

  1. Vaya temprano para evitar el tumulto. Afuera, las cafeterías invitan a un desayuno clásico o completo. En general las cartas no incluyen paltas ni huevos. Pídase un café con leche y acompáñelo de criollitos o medialunas.
  2. Luego de este envión, acérquese a los puestos, mire sus pizarras y compare precios. No compre perecederos antes de iniciar el recorrido: corre riesgo el peso que cargará en su mochila, que encuentre luego el producto a menor precio, o que se corte la cadena de frío. Hágalo al final.
  3. Acérquese al edificio y admire su belleza. Imagínelo en blanco y negro con carretas tiradas por caballos. Pregunte e ingrese por la entrada principal. 
  4. Son cientos de puestos, no podrá tomarse el tiempo que merece cada uno. Vaya a lo que le interese y deténgase. Especias de todos los colores y del mundo, cuchillos para todo tipo de corte. Fiambres, quesos, condimentos, aceitunas. Pescados y mariscos en vitrinas de hielo. Bazares, cabritos, verduras, maples de huevos. Con poco esfuerzo y mucha curiosidad usted puede volverse loco de entusiasmo. Anote el número del puesto para recordar.
  5. Ya se hizo el mediodía y quemó las calorías ingeridas en el desayuno. Decida  dónde se sentará a almorzar. 

 

Opción 1: Dirán

Un pequeño restaurante armenio ubicado hace doce años en uno de los pasillos internos del Mercado. La cocina se encuentra a la vista, en una pequeña isla en el centro del puesto. Allí podrá ver al chef sirio con su irreconocible turbante elaborando con entusiasmo sus platos de manera artesanal. Su compañera, Ayda, trabaja codo a codo con él dividiendo su energía y su tiempo entre la mise en place, los pedidos que van llegando desde las distintas mesas y la atención  con una amabilidad desbordante- a cada comensal. No vaya a Dirán con impaciencia, tendrá que anotarse en una lista y estar dispuesto a esperar. Para ir ganando tiempo pida un Lehmeyun (empanada armenia abierta) y una limonada. Si bien tienen una carta bastante completa de comidas tradicionales árabes (empanadas árabes abiertas con lavan, niños envueltos, kebee labaine, falafel) vaya en busca -y encuentro- del mejor shawarma de la ciudad. 

Para saber más de este lugar entrá a la reseña que le hicimos acá

Opción 2: La cocina de Fazzio

Nació siendo una de las pescaderías del mercado. Con el tiempo empezaron a vender bocaditos y tentempiés. En el 2013, a pedido del comensal, abrieron el restaurante (lo encontrará justo enfrente a la pescadería que lleva su nombre). La carta es amplia y los aromas tentadores: podrá arrancar por unas empanaditas de pescado o de mariscos, luego seguir con el plato emblema del lugar, el “Culiadazo”, una mezcla de langostinos, pulpo, mejillones y vieiras en una salsa increíble. Para maridar, Fazzio cuenta con su propia línea de vinos: blancos, tintos y espumantes. Podrá terminar la visita con un lemoncello o hacerse lugar para el postre.

Opción 3: Punto Norte

Por el ingreso de la calle Oncativo al Mercado Norte de Córdoba se encontrará con una pequeña isla y un cartel que reza Punto Norte. No desconfíe de la pizarra escrita en tiza ni en la vajilla de plástico. Le servirán platos de la gastronomía típica boliviana que lo hará viajar al país vecino. Arranque por la sopa de maní y acompáñelo con un jugo de canela, será un buen contraste en su paladar. Siga con el infaltable pollo broaster o, si prefiere, el ají de lengua. También podrá probar sus tamales, humitas, milanesas y empanadas. Sorpréndase con lo que va a pagar y no se olvide de la propina.

Para saber más de este lugar entrá a la reseña que le hicimos acá

Opción 4: Estación Norte

Un resto bar con una estética que rememora a los años mozos de esta tradicional zona de la vida cordobesa. Además de su cafetería usted podrá pedir una picada y un vermú para arrancar. Luego seguir la opción de almuerzos ejecutivos, parrilla o platos tradicionales.

Opción 5: Pretto

Si Usted es fan de las parrilladas este es el lugar. Con un espacio moderno y refaccionado para la ocasión Pretto ofrece comidas caseras y dos opciones de parrilla que arrancan por la provoleta, salame y queso y luego cortes de achuras, costilla y vacío de ternera, matambrito de ternera, cabrito a la parrilla, entre otras opciones. 

Opción 6: Pizza de corte

Si Ud. es el que elige las pizzas gruesas (de corte estilo porteñas) en el Mercado Norte se encontrará con varias opciones:  Pizzería Tío Benito (puesto 57), Pizzería Arroyo (puestos 27, 28 y 29) y Pizzería del Mercado (puesto 30).

Opción 7: Puesto La Familia 

Si sigue por la opción de comida rápida ubicada en el puesto 12 se encontrará con La Familia. Choripanes, hamburguesas, panchos, lomitos y menús diarios. 

Podés escuchar la columna que hicimos sobre este tema con Notify acá:

 

 

 

Compartí este artículo  

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *