fbpx

Tour gastronómico por Villa Allende&Mendiolaza – primera parte

Compartí este artículo  

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

A unos pocos kilómetros de Córdoba, las localidades de Villa Allende y Mendiolaza ofrecen interesantes propuestas gastronómicas. El paseo puede ser completo: salir de la ciudad, empezar a vislumbrar las sierras, pasar por la feria agrocológica y terminar sentados en alguno de estos points recomendados:

Alma de Pueblo – Villa Allende

Un horno a la vista como protagonista de la escenografía del lugar, atmósfera vintage y materiales reciclados (marca registrada de los arquitectos de Estudio Montevideo), una mesada llena de insumos coloridos para sus pizzas, varios cajones de frutas y verduras en el piso, la iluminación justa. La recreación de un almacen de pueblo y varios espacios que invitan a disfrutar.

Una carta clásica que recorre empanadas, tortilla de papas, provoleta clásica o vegana (queso provolone vegano de castañas ), de entrada para meterse de lleno al principal. Las porciones son grandes y se pueden compartir.

Algunos recomendados:

Ojo de bife con puré de remolacha y vegetales asados
T-Bone de ternera con papas, champiñones, provenzal, cebolla grillada y manteca especiada.
Bondiola de cerdo con puré de calabaza ahumada
Pesca del día con puré de zanahoria o ensalada de garbanzos.
Risotto de roquefort con peras asadas y nueces.
*Muchas de las opciones se pueden pedir en su versión vegetariana/vegana

La perlita:

Pasta finalizada sobre rueda de queso reggianito longevo (24 meses estacionado)

Calasanz – Mendiolaza

El antiguo Raíz (uno de los restaurantes pioneros de la zona) mantiene, en muchos sentidos, la impronta original: sabores serranos hechos en horno de barro. Una casona antigua y mesas dispuestas adentro, en patio o galería y ambiente familiar. Platos abundantes y a compartir y el sabor del fuego, sus jugos y una guarnición con historia.

Algunos recomendados:

La carta de entrada es bien amplia pero recomiendo ir por las empanadas al horno de barro.
Como principal cuesta decidirse entre costillltas de cordero con romero y oliva, la bondiola de cerdo con salsa BBQ casera o el ojo de bife con manteca de verdeo. Como eramos unoos cuantos, fuimos por la degustación de carnes (dice para dos pero acompañando con dos o tres guarniciones puede que coman tres). Incluye dos cortes de cerdo y dos cortes de ternera, tiernos, sabrosos y a punto.

La perlita:

Las papas a la crema es la guarnición que recomiendo probar. El sabor ahumado que le da el horno de leña, el crocante, la crema y mozzarella derretida. Simple y delicioso.

Los Aroza – Villa Allende

Con un formato parador y muchas mesas al aire libre el restó que abrió a finales de 2015 es uno de los elegidos, sobre todo en esta época del año. Buena atención, música en vivo y la presencia de los cocineros en la sala que recomiendan, escuchan y relatan.

Algunos recomendados:

Tienen una carta de miles de platos abundantes pero, de entrada, mis favoritos son los buñuelos de acelga (con ali oli de curry) y la tortilla de papas (bien babé, con un ali oli delicioso). Las ensaladas son variadas y deliciosas y pueden servir de acompañamiento o principal (como la de trucha ahumada que tiene además mix de verdes, zanahoria, papaya, queso brie, crocante de frutos secos.
Los principales vienen con guarniciones clásicas a elección pero si vamos por alguna de las recomendadas sentirán el sabor del humo, de la leña y el fuego: puré de zapallo ahumado / boniato con miel de curry, ricota y nuez. Mi corte favorito de principal es la clásica entraña, grande y en su punto justo.

La perlita:

Aprovechando el sabor que le aporta el rescoldo, de postre recomiendo el de frutas quemadas de estación + helado de Vainilla producido con vainas de chaucha de Madagascar (de Delbent)

Sarsa Fusión – Villa Allende

El creador de las hamburgueserías Homies ahora fue por una propuesta distinta y bien disruptiva para la zona: gastronomía nikkei. Sus platos son producto de la fusión de gastronomía peruanoa con ingredientes o técnicas de preparaciones japonesas (y viceversa). También pueden encontrar en la carta platos peruanos criollos 100%. La sugerencia es que pidan varios y vayan probando los distintos sabores de la propuesta que están excelentemente bien logrados.
Cada detalle está cuidado y suma a la experiencia: la vajilla, los colores de los platos, la iluminación del lugar y su decoración.

Algunos recomendados:

Ceviche, en cualquiera de sus versiones
Anticucho (de res o de gírgolas)
Causas limeñas (la clásica que tiene papa amarilla con pollo, palta y
huevo, crema huancaína y sarsa o la tartare (papa amarilla con tartar de salmón y palta, crema acevichada y sarsa.
Tiraditos: Limeño (pesca fresca en crema de aji amarillo, boniatos, ajies, maíz cancha, mote, cilantro), Nikkei (salmon, salsa ponzu, togarashi y paltas) o Pulpo a la oliva (Pulpo en emulsión de olivas negras, cebolla morada y ajinomoto).

La perlita:

La milanesa con tagliatelles verdes a la huancaina.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *